17 de agosto de 2012

Regio-nalismos


♫♫♫ Suena la guacharaca, el llamador y el acordeón... la negra, cuatro velas y una botella de ron. ♫♫♫
Cumbia en la playa
México pareciera ser un todo lleno de universos chiquito: el acento de un yucateco difiere del de un sinaloense; un chihuahuense pronunciará distinto que un costeño. Los defeños parecieran hablar un idioma contrastante al de los regiomontanos. En fin, nuestro país contiene una exquisita diversidad de acentos, cada región contiene modismos y, valga la redundancia, regionalismos.
              Llegué hace unos años a la ciudad de Monterrey, en el pleno noreste del país. De donde provengo (Ciudad Juárez, Chih.), a la fritura con cueritos y aguacate (ver imagen) se le llama chilindrina, sí, al igual que el característico personaje del Chavo del 8, esto debido a que la mezcla de colores en dicho antojito, se asemeja al vestido que usaba el personaje de María Antonieta de las Nieves . 
                Cuando llegué a La sultana del norte, pedí en un puesto una chilindrina, el que despachaba soltó una carcajada disimulada. Tuve que señalarle ruborizado qué era lo que deseaba. Acá se le llama Durito; preparado, con o sin chile, con o sin cuerito, con todo,  salsa casera o botanera, etcétera. Apelativo similar al de Durango, donde a la misma fritura se le conoce igual, mas no en diminutivo, es decir, Duro. En puebla, a la misma fritura se le conoce como chicharrín.


                Para el calor incesante que se vive en el Noroeste y noreste del país, no hay nada como un sabroso Boli, es decir, un tubo de plástico con agua saborizada, congelado.
Desconozco la etimología de Boli o de si su singular es Boli/Bolis, pero es un hecho que, es común verlo en tiendas de paletas, con vendedores callejeros en vistosos atuendos, o hasta en casas particulares que los venden debido a su económica manera de hacerlos.
                 En Monterrey me ocurrió lo mismo, pedir un boli para que finalmente me dijeran que en estos lugares se les refiere a los mismos como bollos y sabalitos dependiendo de la presentación y el líquido que contengan.


             Otra variante dentro del lenguaje Noreste-Noroeste, es la que se le concede a los fólders, palabra castellanizada proveniente del inglés folder (carpeta). Ciudad Juárez, punto fronterizo ha hallado la manera de adecuar su habla al proceso mexico-americano, allá encuentras en todos los locales la palabra "winni (derivado de weenie)" para referirse al embutido que en otras zonas no fronterizas, se le conoce como salchicha.
En Monterrey al fólder se le conoce abiertamente como legajo.

               Hablar entonces, del proceso regional y de las variaciones que siempre son influenciadas por el lugar, el antecedente civilizatorio, la presencia de otras culturas, etc., ahonda en el reconocimiento y orgullo de un punto específico pues, un español no se sentirá dueño de la palabra y verbo Chingón como lo hace un mexicano, que se ha atribuido y apropiado de dicho modismo.

              Una frase típica, y atribuida especialmente a ciudades de norte, es la de "¡No hombre!/ Nembe/ Nembre/ Nohombre" usada como una negación casual, casi siempre complementada con el ya norestense "Te la bañas"
En el estado de Chihuahua, por ejemplo, es muy reconocido el acento pues, la Ch, es pronunciada por sus habitantes como "sh", y se nota bastante en el clásico "wacha (derivado de watch (mirar))" que aparece en la frontera.

Las variantes en el acento e idioma, forman pues, un distintivo regional, algo tan hermoso en el país, ya que, aunque seamos vatos, compas, baris o valedores... indudablemente somos mexicanos, y que nadie me diga lo contrario... ¡Sí señor!.


mfd

13 comentarios:

  1. Vivi un tiempo en un pueblo de Jalisco, ahi el famoso chiquitibum a la bim bom ba lo dicen: Chiquitibbum a la zin bom ba, no paraba de reir en las fiestas cuando cantaban la porra!

    Muy bueno el post

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me encanto :)
    Tengo otros mas:
    Moyote = sancudo
    Cucaracha = cucaracho
    Pista de hielo = patinadero

    ResponderEliminar
  3. Ahí le va un quinto para que se compre su chicharrin y si le alcanza pa'su bolis

    Buen articulo. :)

    ResponderEliminar
  4. Yo viví Durante 5 años en Durango y ciertamente, una de las cosas que más me divertía era observar el contraste de regionalismos que utilizaban por allá. Sobre decir que todo se pega, y al llegar a Veracruz de nuevo todos se reían o hasta imitaban algunas de las palabras que traje conmigo.

    Para este entonces ya las había -medio- olvidado. ¡Gracias por recordarmelas! ¡Ta la bañaste con esta entrada!

    Saludos, mi estimado ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Duranguito, en el mero corazón.
      Saludos Centy ;')

      Eliminar
  5. Chingón! Que por cierto ya se me antojo una chilindrina, que sin cueritos no es chilindrina, oiga.

    México tan bonito y tan bio-diverso, verdad?

    n.n

    ResponderEliminar
  6. Chilindrina sin cueritos?

    No quiero vivir alli nunca jamas.

    Ok no.

    Me encanto!

    ResponderEliminar
  7. Acabo de recordar, yo solo he probado una chilindrina en mi vida! :O y sabía riquísima, a ver cuando me doy una vuelta al burunda para comerme una hecha y derecha como debe :D, Saludos, bonita entrada

    ResponderEliminar

Póngase su traje y tanque de oxígeno, sea bienvenido a La Luna.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...